+34934872342

 Email

Cirugía reconstructiva estética facial

"Correcciones por salud o estéticas"

1ª Visita (cita previa)

934 872 342



  • Diagnóstico preliminar
  • Presupuesto sin compromiso
  • Facilidades de pago
  • Aceptamos mutuas (consultar)
  • Análisis personalizado, realizado por la doctora Ana Torres


Párpados

Los párpados caídos o las bolsas nos hacen parecer cansados, tristes.

La cirugía de los párpados (blefaroplastia) es una técnica quirúrgica que consiste en corregir el exceso de piel y las bolsas de grasa de los párpados superiores e inferiores.

La cirugía de los párpados superiores consiste en extirpar la piel sobrante y restaurar la tensión normal del músculo.

En los párpados inferiores, se eliminan las bolsas de grasa que en ocasiones pueden llegar a tener grandes dimensiones.

Cirugía de los párpados - Instituto Ana Torres


Cirugía de los párpados

Es una cirugía breve, con un postoperatorio sencillo y con resultados duraderos.

Esta técnica puede aplicarse sola o junto con otras cirugías estéticas de la cara destinadas a eliminar las arrugas faciales o flacidez del rostro.


Durante la primera consulta, se evaluará el estado de sus ojos (grado de visión, producción de lágrimas o posibles problemas infecciosos) y su estado de salud general.

Es importante que usted informe sobre sus hábitos cotidianos (si es fumador o ingiere alcohol), si utiliza gafas o lentillas, si tiene alergia, si consume algún medicamento o si ha tenido algún problema ocular.

Antes de la intervención se realizará un estudio preoperatorio: ECG, analítica completa y placa de tórax si se es fumador.

La Dra. Ana Torres le indicará cómo prepararse para la intervención. Esto incluye un protocolo de medicación homeopática que deberá empezar a tomar una semana antes de la intervención.

La Dra. Ana Torres utiliza anestesia local junto con una sedación.

Habitualmente la blefaroplastia se realiza bajo anestesia local y en algunos casos con sedación. En ningún caso se recomienda anestesia general.

La duración de la intervención acostumbra a ser de media a una hora, dependiendo de si se operan los cuatro párpados a la vez, sólo los superiores o sólo los inferiores.

Esta intervención puede realizarse de dos maneras:

  1. Vía externa: Se realiza un pequeño corte bajo las pestañas por el que se extraen las bolsas de grasa y se cierra mediante una sutura muy fina que, al mismo tiempo, sirve para tensar la piel.


  2. Vía interna (transconjuntival): Consiste en hacer una pequeña incisión en el interior del párpado, sin herida externa, por la que se saca la grasa a través de la mucosa interna del párpado.

    En este tipo de operación se protegen los ojos con unas lentes de contacto especiales (protector ocular) después de poner unas gotas anestésicas.

    Este procedimiento es el más común para personas menores de 40 años que no necesitan que se extirpe piel.

    La gran ventaja de esta técnica es que no deja cicatriz.

Las posibles molestias postoperatorias se solucionan con la medicación homeopática que le prescribirá la Dra. Ana Torres y algún calmante tipo paracetamol. No serán necesarios en la mayoría de los casos calmantes más fuertes.

Es aconsejable aplicar compresas frías o bañadas en manzanilla los primeros días.

Si apareciese irritación en los ojos, signos de conjuntivitis, de infección o reacciones a la anestesia, deberá consultar a la doctora. Desde el primer día y hasta pasados dos meses, deberá proteger la zona del sol con gafas grandes que resguarden lateralmente. Transcurridos diez días de la operación, podrá maquillarse.

Es conveniente utilizar un fotoprotector de alta graduación que puede usarse como base para el maquillaje.

Se le indicará cuándo puede volver a ver la televisión (habitualmente veinticuatro horas después de la intervención), a leer (por lo general transcurridas cuarenta y ocho horas), cuándo podrá volver a utilizar lentes de contacto si las necesita y cuándo incorporarse al trabajo (normalmente entre el quinto y el séptimo día después de la blefaroplastia).

A partir de entonces, podrá reintegrarse a la vida social sin señal alguna de la intervención.

Rinoplastia

La rinoplastia es una intervención quirúrgica destinada a la corrección de deformaciones nasales mediante la modificación de su forma, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial.

Cada rinoplastia es un caso único que debe evaluarse con detenimiento e individualizarlo.

El aspecto estético definitivo de la nariz tras la intervención deberá seguir una evolución que llevará un tiempo no inferior a los seis meses.

Se trata de una evolución lenta y progresiva que puede incluso pasar desapercibida. Sin embargo, hay que insistir en su gran importancia para evaluar el resultado definitivo.

Rinoplastia - Instituto Ana Torres


Rinoplastia

corrección de deformaciones nasales

La nariz es el eje de nuestro rostro y causa a muchas personas, una profunda insatisfacción.


Como en toda intervención en la primera consulta se analizará el estado de la nariz, la respiración y su estado de salud en general (enfermedades, alergias, medicación).

Se pedirán las pruebas del preoperatorio (ECG, analítica completa y placa de tórax). En caso de que existieran problemas respiratorios se solicitarían pruebas al otorrinolaringólogo.

La rinoplastia puede realizarse con anestesia general o local con sedación.

Existen dos formas de llevar a cabo esta intervención:

  1. Rinoplastia Cerrada: La más común es la que denominamos rinoplastia cerrada. La operación se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa.

    A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura.

    De esta forma, la piel y las membranas se retraen y se adaptan hasta conseguir la forma deseada.


  2. Rinoplastia abierta: Está indicada para aquellos casos con mayor grado de deformidad de la punta.

    Mediante el corte de las membranas de la punta y el dorso, el cirujano accede directamente a las estructuras de la nariz.

    Este tipo de intervención deja una pequeña cicatriz en la base de la columela.

Hay pacientes que necesitan aumentar el tamaño de su nariz (pacientes de origen asiático, post-traumáticos, etc.) para dar más relieve a la punta, para levantar un dorso hundido o para corregir deformidades.

En estos casos, la Dra. Ana M. Torres suele recurrir a injertos con tejidos del propio paciente para dar forma o sostén a la nariz.

El paciente suele ingresar el mismo día de la intervención y es dado de alta a la mañana siguiente de la operación.

Ya en quirófano, en algunos casos se colocan taponamientos pequeños que serán retirados al dar el alta del paciente.

Habitualmente se coloca un yeso o férula de plástico encima de la nariz, que se retirará a los 7 días.

En esta intervención y siguiendo el protocolo de medicación homeopática no se requieren calmantes salvo en las primeras horas.

Lífting facial

Cuando padecemos flacidez excesiva, en cara y cuello, el lifting se presenta como la única opción válida de tratamiento.

El lifting mejora notablemente nuestro aspecto, devolviéndonos el tono a la piel y los relieves faciales, proporcionando un efecto de rejuvenecimiento y vitalidad que el tiempo había hecho desaparecer.

El lifting varía en función de las áreas de la cara que se quieran mejorar, el énfasis en las zonas más afectadas, la colocación y extensión de las incisiones, el uso o no de técnicas complementarias (cirugía de párpados, aumento de pómulos, etc.) y la duración de la operación.

Lífting facial - Instituto Ana Torres


Lífting facial

Los resultados obtenidos son naturales y muy duraderos.


Como en toda intervención, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.

La Dra. Ana Torres evaluará su estructura facial y la calidad de su piel así como su estado de salud en general.

Si es usted fumador/a deberá dejar de fumar durante 3-4 semanas previas a la intervención y 3 posteriores a la cirugía, ya que el tabaco disminuye el riego periférico y por ello altera la cicatrización.

El lifting puede realizarse con anestesia local y sedación.

En aquellos pacientes que requieran un tratamiento especial en la zona del cuello, puede aplicarse anestesia general.

La técnica consiste básicamente en reposicionar las capas musculares, la piel y la grasa, retirando el tejido sobrante mediante una incisión que habitualmente comienza en la zona por encima de las orejas (por dentro del pelo), se extiende al interior de las líneas naturales que existen en la oreja y continúa alrededor del lóbulo, detrás de la oreja y del cuero cabelludo. De esta manera las cicatrices quedan perfectamente camufladas.

En algunos casos es necesario realizar una liposucción adicional en el cuello y en ocasiones hay que reposicionar la musculatura del mismo, produciéndose una cicatriz de 3 cm justo debajo del mentón.

Al día siguiente, previo al alta se retiran los drenajes, los apósitos y se lava el pelo. Solo se coloca una venda elástica para quitar tensión a las heridas durante 8 días (mínimo 8 h diarias).

En los días posteriores a la intervención pueden aparecer hematomas y edema, que irán bajando progresivamente.

Tras la intervención deberá permanecer ingresado al menos un día.

Gracias al protocolo de medicación homeopática los edemas y dolores postoperatorios son menores.

Durante las primeras horas pueden ser necesarios algunos analgésicos adicionales.

Es aconsejable no realizar esfuerzos y si es posible descansar una semana hasta el día en que se retiren los puntos. En unas dos semanas la inflamación se normaliza y desaparecen los hematomas.

Bolsas de Bichat

Las bolsas de Bichat son acúmulos grasos en el interior de las mejillas susceptibles de ser extraídos.

En aquellas personas donde se presente una mejilla muy prominente o gruesa, la extracción de las bolsas de Bichat afina el rostro, mejora el contorno facial y hace que los pómulos y las mandíbulas resalten más en la cara.

La cirugía es muy sencilla, se puede hacer bajo anestesia local o sedación.

La recuperación es muy rápida, aunque puede haber una leve hinchazón, el paciente puede retomar su vida social al día siguiente.

Bolsas de Bichat - Instituto Ana Torres


Bolsas de Bichat

La cirugía es muy sencilla

Mentón y pómulos

Mentón


Un mentón sin proyección provoca desarmonía en el rostro causando, muy a menudo, papada y flacidez en el cuello.

El aumento de mentón puede hacerse mediante prótesis, cuya colocación no deja cicatrices visibles.

También puede llevarse a cabo mediante lipoinyección, es decir, mediante la infiltración de grasa extraída a la propia paciente por liposucción y tratada con el fin de separar los adipocitos.


Pómulos


Proyectar los pómulos nos da, automáticamente, un aspecto más joven y fresco.

Puede llevarse a cabo por los mismos procedimientos que el del mentón. Con un implante se remodela el mentón en la proyección y forma que deseemos.

En general, recomendamos los injertos de grasa tanto para el relleno de pómulos como de mentón porque se obtiene un resultado muy natural y sin necesidad de recurrir a materiales extraños.

Mentón y pómulos - Instituto Ana Torres


Mentón y pómulos

En ambos tipos de cirugía la recuperación es muy rápida.


Como en el resto de las operaciones faciales el estado de la piel es importante para el éxito de la intervención.

En el caso del mentón se deben descartar afecciones bucales, tales como gingivitis, o cualquier tipo de infección dental.

La intervención puede realizarse bajo anestesia local.

Cuando se realiza combinada con otros procedimientos quirúrgicos, dependerá de la anestesia necesaria para los mismos.

En general se trata de procedimientos ambulatorios que no requieren ingreso.

Debe mantenerse una cuidada desinfección de la zona operada, especialmente si el implante se ha hecho por vía endobucal.

El edema puede persistir algún tiempo, pudiendo mejorarse mediante masaje de drenaje linfático.

Orejas en asa

Las orejas en asa, coloquialmente conocidas como “orejas de soplillo”, no solo acomplejan a los niños sino también a los adultos.

La otoplastia consiste en remodelar de una forma natural el pabellón auricular mediante pequeños instrumentos que nos permiten el raspado del cartílago, para que vaya doblándose, mediante unas suturas, a nuestra conveniencia.

En este tipo de intervención, la cicatriz quedará en la parte posterior del pabellón auricular, por lo que resultará imperceptible incluso al llevar el cabello corto o recogido.

En caso de niños es aconsejable realizar la otoplastia a partir de los seis años.

Orejas en asa - Instituto Ana Torres


Orejas en asa

El resultado de la otoplastia para corregir el defecto de las orejas en asa es muy satisfactorio.


Como en todas las intervenciones, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.

La intervención se efectúa bajo anestesia general en los niños.

En el caso de los adultos, se realiza con anestesia local y sedación.

Este tipo de cirugía se lleva a cabo de manera ambulatoria.

El paciente llevará un vendaje durante 24 horas y posteriormente una cinta elástica durante una semana.

En el momento de retirarla, las orejas presentarán una ligera inflamación que irá remitiendo a lo largo de los siguientes días.

Los puntos de sutura se retiran a los 7-8 días. Mientras, el paciente podrá lavarse el cabello y llevar una vida normal.

Lipoestructura

Entendemos por lipoestructura, a la técnica que nos permite aportar volumen a distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia del paciente como material de relleno mediante la técnica de Coleman.

Las manifestaciones que ocurren en el rostro de la persona de edad avanzada, como los ojos hundidos o cadavéricos, falta de volumen y definición en pómulos y ángulo mandibular, se producen por la falta de volumen que aportaba la grasa desaparecida, con la consecuente flacidez de los tejidos.

La utilización de la grasa del propio paciente, como material de relleno para restaurar y dar volumen, o remodelar el contorno corporal, nos evita la utilización de materiales sintéticos o semi-sintéticos, que pueden ocasionar posibles complicaciones de extrusión y/o reacción a cuerpo extraño, y posterior rechazo por tratarse de un material extraño.

Lipoestructura - Instituto Ana Torres


Lipoestructura

Cuando envejecemos, la grasa, que se encuentra por debajo de la piel, en el tejido subcutáneo, va desapareciendo paulatinamente, sobre todo en la cara y en las manos.


Se requerirá al paciente un examen preoperatorio: ECG y Analítica completa.

Dependiendo de la zona a operar, este tipo de intervención se realiza con anestesia local, anestesia epidural o, si la paciente lo prefiere, anestesia general.

Habitualmente la Dra. Ana Torres utiliza el liposuctor Body-Jet Lipotransfer para extraer la grasa (del abdomen o de la cara interna de rodillas o muslos).

Al extraerse la grasa mediante agua a presión es mucho menos doloroso el postoperatorio y la grasa extraída es de gran calidad.

La grasa extraída se lava y centrifuga para después colocarla mediante infiltraciones en la zona que queremos aumentar a través de pequeñas incisiones (1 o 2).

En función de la duración de la intervención se decidirá si es necesaria la hospitalización del paciente o es posible realizar la intervención en régimen ambulatorio.

En la zona de la Liposucción se llevará una faja durante 2-3 semanas.

Puede haber algún hematoma o edema durante los primeros días. Dependiendo de la cantidad de grasa extraída en la zona donante podrán ser necesarios los drenajes linfáticos.

Contacto



Total confidencialidad

Nos comprometemos a no divulgar la información recibida mediante este formulario ni transferir tus datos a terceras personas.

INSTITUTO DRA. ANA TORRES
934 872 342
C/ Mallorca 237, 2º 1ª
08008 Barcelona

CENTRO MÉDICO TEKNON
933 933 150
CONSULTORES VILANA.
C/ Vilana, 12 08022 Barcelona
> Ver web